ENTREVISTA CON CARMELO PATTI

Muy satisfecho por la forma en que se presentó la cosecha, adelantó: "recién saldrán al mercado en el 2014"

El reconocido enólogo comentó que realizaron una cosecha óptima, sin complicaciones y con un clima perfecto, y que esperan obtener unos excelentes vinos en 2009. Fiel al estilo que lo caracteriza, Carmelo "cuidará" los vinos de sus consumidores aproximadamente hasta el 2014, año en que estarán listos para el consumo.

"El Lagar", es la segunda casa de Carmelo Patti ya que llega cada día a las 8 de la mañana y se va después de las 18. El incansable Carmelo divide su tiempo en la bodega controlando todos los procesos, realizando remontajes, comparando los vinos nuevos con los anteriores, recibiendo a decenas de turistas que uno por uno atiende con el mismo esmero: "mi forma de hacer conocidos los vinos es así, recibiendo a la gente en la bodega, degustando los vinos con ellos y esperando que se lleven una buena impresión. Muchos vienen, prueban los vinos y recién vuelven a comprar alguna botella antes de dejar la provincia. Esa es la satisfacción que me queda porque disfrutan el vino de otra manera".

La oferta de productos en la actualidad es enorme y una de las claves para mantenerse en el mercado es respetar al consumidor. El estilo de los vinos año tras año es fundamental para la subsistencia en este mundo. "El estilo no se puede cambiar", expresó con firmeza y explicó que el tipo de vinos que él produce requiere que el estilo sea constante, que su consumidor encuentre la misma calidad cada vez que destapa uno de sus vinos. Tal es así que la producción de algunos vinos está sujeta a la calidad de la fruta.

Por ejemplo, el assamblage, cuya añada en venta es la del 2002, (últimas botellas) pero que mantiene en estiba las del 2003 y 2004, es un ejemplo de la fidelidad que tiene a su estilo. Estas últimas, actualmente, están guardadas para cuando él considere que están listas, porque el consumidor de vinos, rara vez espera que el vino esté en la plenitud de su vida, por lo que él los guarda hasta ese momento.

Luego del 2004 no volvió a realizar assamblage hasta el 2008 y el 2009, años en que volvió a vinificar este gran vino pero de una forma muy particular: "el corte no lo realizo con los vinos terminados sino que todas las uvas comienzan la vinificación juntas desde la molienda, respetando los porcentajes históricos del corte" comentó Carmelo Patti.

Las proporciones utilizadas en el gran corte del 2003 fueron de 47% cabernet Sauvignon, 24% malbec, 19% merlot y 8% cabernet Franc. En los nuevos cortes, el cabernet Sauvignon se mantuvo en el mismo porcentaje, subiendo el malbec a 25% el cabernet Franc a 13% y el merlot bajó a 15%. Esto se dio así porque el cabernet franc que se obtuvo ha sido de una calidad excelente, aportando una fruta muy agradable para el corte final.

Una de las características que presenta este modo de vinificar, es que es un poco arriesgado: los momentos de las cosechas de las distintas variedades, se juntan al máximo con el fin de que cada una pueda aportar lo mejor de si misma. "Es igual mezclar las uvas y comenzar el proceso, siempre bajo un estricto control, que hacer los vinos y luego el corte final" describió Carmelo.

Por supuesto que no es tan sencillo como lo explica, sin dudas se requiere de una gran capacidad para utilizar este método. Lo que podemos decir es que el assamblage 2008 viene muy, pero muy bien, el tema es que recién saldrá a la venta dentro de 2 o 3 años.

Carmelo nos deja para recibir turistas que llegan a la bodega, mientras recibe la llamada de otros visitantes que vendrán a visitarlo el domingo siguiente. De todos modos, las puertas de "El Lagar" siempre están abiertas para quienes son apasionados por el infinito mundo del vino, como nosotros.

Por Guillermo Barletta - Wine of Mendoza - [email protected]